sábado, 19 de enero de 2013

Calabacines rellenos de champiñón

Sigue avanzando el mes de enero y, despacito pero sin pausa, ¡aquí estoy una semana más!
En esta ocasión vengo a compartir con vosotros una receta de calabacines rellenos de champiñón que seguro voy a volver a hacer para comer en más de una ocasión.

Yo normalmente los preparo con carne picada pero hoy no tenía a mano así que, buscando alternativas por la red, he visto una versión de Javi Recetas que me venía como anillo al dedo. He quitado de aquí, he puesto de allá... y al final este ha sido el resultado.


Ingredientes (para 2 personas):
1 calabacín grande 
200 gr de champiñón
1 cebolla pequeña
1 puerro
1 zanahoria grande
1 diente de ajo
2 lonchas de jamón serrano
1 chorreón de vino blanco
1/2 cucharada sopera de harina
1/2 vaso de leche 
queso para gratinar
aceite
sal, pimienta y nuez moscada

Preparación:
Por un lado lo primero que haremos será cocer el calabacín. Para ello se lava bien, se parte en cuatro cuartos y se ponen a cocer hasta que veamos que estén tiernos. Una vez que los tengamos se saca la carne, con cuidado de no romper la piel ayudándonos con una cuchara (o con un cuchillo), y ésta se reserva. 
Por otro, a continuación, se lavan las zanahorias, se pelan, se cortan en brunoise y, con un chorreón de aceite, se ponen a rehogar en una sartén. Mientras se va reblandeciendo un poco se pican la cebolla y el puerro. Cuando los tengamos se añaden a la zanahoria para que se vayan dorando y seguimos cortando el champiñón y la carne que hemos sacado del calabacín. Una vez que la cebolla haya tomando algo de color se agrega lo que nos faltaba, se echa un ajo machacado, un poquito de pimienta, un chorrito de vino blanco, ajustamos el punto de sal y lo dejamos al fuego hasta que todo esté tierno. Justo cuando lo vayamos a apagar se incorporan las lonchas de jamón troceadas y se mezcla con la bechamel que habremos elaborado con la harina, la leche, un poco de nuez moscada y sal
Por último se colocan los trozos de calabacín en una fuente, se rellenan, se les ponen queso por encima y se meten a gratinar.

Curiosidades y consejos:
Mientras se cuecen los calabacines se pueden empezar a rehogar todas las cosas y así ganaremos algo de tiempo. Igual que si preparamos la bechamel mientras termina de consumirse el agua que sueltan,sobre todo, el calabacín y el champiñón.
Intentar no cortar los dados de zanahoria excesivamente pequeños para que no se os acaben deshaciendo.
Si queréis podéis reservar una parte de bechamel para echarla como base del queso para gratinar. 

4 comentarios:

  1. Que pintita mas buena . . Me lo apunto. Yo tambien los hago con carne pero la verdad como las berenjenas para gustos colores y hay infinidad d maneras. Gema Buitrago

    ResponderEliminar
  2. Que ricos!!!! Nunca los he preparado así,pero es una genial alternativa- Besos

    ResponderEliminar
  3. Hola María!! Veo que quitando de aquí y poniendo de allí! Jajaj.
    Te han quedado unos calabacines estupendos y con una pinta de 10!!
    Me quedo por aquí, para seguir tus novedades!!
    Bienvenida a este mundo "bloger" que veo que llevas muy poquito...para lo que necesites, ya sabes por donde encontrarme...
    Salu2
    Cocinandovoyrecetandovengo.

    ResponderEliminar
  4. Jejejeje, ¡gracias Sonia por tu comentario y por quedarte a seguir mis novedades!
    Sí que llevo podo tiempo por aquí, de hecho este blog es mi proyecto de año nuevo. Y mi idea es ir publicando semanalmente aunque, como puedes ver, no siempre serán recetas.
    Yo descubrí tu espacio hoy viendo versiones de las galletas de harina de maíz y su buen aspecto también me animó a quedarme. Tengo que animarme la mía aunque esta vez no entre en el reto de Tía Alia

    ResponderEliminar

¡Gracias por visitar mi blog! ¿Me dejas también algún comentario? Cuéntame si te ha gustado lo que has visto, si te ha resultado útil... (o todo lo contrario). Tú opinión me ayuda a mejorar, me motiva y me anima a seguir escribiendo. ;)